TechnoAlpin
POMA

Portillo apuesta a la nieve en polvo.

Domingo 17 Noviembre 2019

No es solo cantidad, inevitablemente es cantidad y calidad.

En 1968 hubo menos nieve? Y 1998, 2008… que pasa con los 8? Bueno, ahora es 9, 2019… pero venimos de 8 temporadas flojas de nieve.

7 de Agosto 2019, 11:15 de la mañana. Mis compañeros ya bajaron, logré buenas tomas y la pista parece hermosa. Me saco la campera, hace calor. Guardo el equipo y me pongo los esquíes, empujo el camino para acceder con algo de velocidad desde la primera vuelta. Giro y allí está, la pista Plateau. Ancha y con gran pendiente. Mucha nieve, mucha nieve en polvo. Los generadores siguen trabajando, voy atravesando la cortina de granos secos, que rebotan en mi ropa y anteojos sin siquiera dejar rastros de humedad. Al final del muro, la pista se ensancha y ¿alcanza cuánto? 200 metros? Un manto firme, sin hielo, solo nieve en polvo. Que placer, hace mucho no disfruto tanto una bajada, tal vez debería frenar y reunirme con mis compañeros… pero mejor los espero abajo.


En el año 2005 Miguel Purcell, dueño de Portillo, visitó nuestra fabrica y centros de la zona con los cual trabaja TechnoAlpin. A fines del 2018, 13 años han pasado, muchas visitas a Portillo y una relación continua, sostenida, hemos mantenido con Miguel y su legendario padre Henry Purcell. Sueños, ideas, proyectos han crecido, cambiado, madurado. Muchos riesgos hemos abordado. Energía, avalanchas, económicos… hemos desarrollado, contrastado y vuelto a diseñar muchas veces nuestro proyecto hasta que por fin sentimos es un proyecto real, ambicioso pero compartido. Son 7 etapas constructivas para refundar el sistema de fabricación de nieve. Pero 70 años no se cumplen todos los días… y Portillo decide festejar y apostar fuerte, “haremos todo el proyecto este año” nos informan.


Al igual que esquiar hoy la pista Plateau, llevar adelante este proyecto ha sido un vertiginoso placer. 5 meses en los que se han levantado 5 kilómetros de tubería de una profundad de 70 cm, un mar de cámaras de conexión hidráulica y de energía, reciclando casi 5.000 metros de tubería de aire y agua que con 1.500 metros de tubería nueva se enterró a una profundidad de 1,5 metros. Con la tubería, 8.900 metros de cable de potencia para baja tensión y 2.500 metros de cable de potencia para media tensión han sido enterrados para alimentar una compleja red de energía que respaldan 4 generadores Atlas Copco de 500 kVA cada uno para alimentar un transformador de elevación de 2.000 kVA, y 6 transformadores de baja distribuidos en la montaña. 6.300 metros de cable de datos forman una red de comunicación que permite tomar datos de 8 estaciones meteorológicas, tomar datos y comandar 7 generadores TF10 en torre de 6 metros, 1 generador TF10 en torre de 4,5 metros, 6 generadores TF10 móviles y 13 generadores T40 móviles, con posibilidad de conectarse a 64 cámaras y comandar 2 salas de bombeo. Una desafiante toma de agua sobre la laguna Inca que varía el nivel del espejo de agua en 10 metros verticales y 70 metros sobre el talud permite que 2 bombas sumergibles de 10 bar y 225 m³/h alimenten luego 2 bombas de alta presión de 40 bar y 225 m³/h total. Todo el sistema es controlado a distancia gracias a un programa de supervisión inteligente que permite una gestión sencilla y fina para el operador y también consigue acumular experiencia para mejorar y optimizar cada año la fabricación de nieve. Acoplada a la supervisión es una aplicación para los operadores que les da un control total de todo el sistema. El resultado es inevitable. 5 pingüinos, como llaman a los miembros del equipo de fabricación de nieve, y su pingüino líder, el gerente de montaña Mike Rogan, han aprovechado cada segundo de oportunidad que han tenido para fabricar nieve. Y se nota, no es fácil evitar ver los 250.000 m³ de nieve seca que han pulverizado sobre las pistas de Portillo.

 

Twitter Facebook Google Plus Linkedin