Wallrus
POMA

Entrevista: Juan Cruz Adrogué - Presidente de Nieves del Chapelco S.A

Miércoles 21 Diciembre 2016

Juan Cruz Adrogue es un hombre fundamental en el mundo del esquí y de la industria de los deportes de invierno en Argentina y Sudamérica. Por este motivo, desde hace diez años está a cargo de la gestión de la concesión de Chapelco Ski Resort, diez años de importantes inversiones y de crecimiento que han permitido al centro de esquí argentino situarse como un destino imperdible. La mejor prueba de que estas inversiones han tenido los efectos previstos y de que la política establecida en Chapelco funciona, es que este centro de esquí fue elegido como el mejor de Argentina en la última ceremonia del World Ski Awards.
Andes Líderes da la palabra a Juan Cruz Adrogue, Presidente de Nieves del Chapelco S.A, para que nos cuente sobre sus diez años a la cabeza del centro y sobre el futuro de Chapelco, compartiendo con ustedes su visión de la industria de los deportes de invierno y más globalmente del turismo de montaña

 Juan Cruz Adrogué - Presidente de Nieves del Chapelco S.A

Andes LÍderes / ¿Puede presentarse a nuestros lectores ?
Juan Cruz Adrogué
/ Soy Juan Cruz Adrogué, nací en Buenos Aires, Argentina, San Isidro. Fui al colegio, en San Isidro Provincia de Buenos Aires y después estudié derecho, en la Universidad Católica Argentina.  Así que me recibí de abogado. Nunca ejercí. Mis primeros trabajos fueron en estudio jurídico y después entré a trabajar en el mercado financiero, en una mesa de trading en el más rancio mercado financiero. Era abogado y financista. Y después, esas cosas de la vida, terminé en la industria, terminé comprando una fábrica de papel y de cajas de cartón, tenemos una fábrica en Jujuy y otras, acá en Buenos Aires.

AL / A qué edad?
J.C.A.
/ A los 35/36 compré la fábrica en Jujuy. En realidad fue una aventura. Compramos con un tío mío, dueño del banco, una fábrica quebrada que finalmente me la dejaron a mí. Y en el año 2002, que fue el año de más grande devaluación de la Argentina de los últimos 50 años,  arrancamos y empezó mi vida industrial. Es una fábrica de papel y celulosa en Jujuy, estuve 15 años en la industria. Luego compramos otra fábrica y fuimos creciendo. Yo siempre había soñado con meterme en el negocio de la nieve y en el año 2007, surge la posibilidad en Chapelco.
Habíamos estado dando vueltas en algún momento y en el año 2008 la empresa EIDICO, una firma de real estate,  viene a traernos el negocio de Chapelco y aceptamos.  Así que hace 10 años que estamos administrando Chapelco.

AL / Y qué te dijeron los que te alentaban y los que no te alentaban…
J.C.A.
/ Es muy interesante, porque en aquel momento la gran mayoría tenía miedo.  En general las historias en la Argentina eran de fracaso. Las Leñas había sido un proyecto inmobiliario muy lindo. En Bariloche cambiaban las concesiones,  la mayoría me decía “Estás loco, te vas a fundir”. Y yo entré definitivamente con esa expectativa, de tratar de no fundirme, quizá de no ganar plata, o de no perder mucho. La verdad es que el único que estaba entusiasmado era yo, …pero bueno, lo que me movía era pura pasión. La verdad es que en el año 76 fui por primera vez a esquiar con mis padres a Bariloche. Yo tenía 11 años, y desde ahí, creo que fui todos los años de mi vida. La gran mayoría de esos, a Chapelco. Así que tenía como una pasión, como un sueño. No lo podía creer, pasar de ser de esquiador a tener la concesión del centro de esquí.


AL / Y cual era la situación del centro de esquí cuando llegaste? Sus  fortalezas, debilidades…Qué visión tenías vos de Chapelco, como esquiador y cómo empresario?
J.C.A.
/ Como fortaleza era un centro que había tenido unos años muy buenos, en manos de una empresa petrolera, y tenía una buena imagen de esquí de familia. Sumado a las fortalezas de San Martín de los Andes,  un pueblo muy lindo, estilo europeo, a diferencia de Bariloche. Era que se había conservado intocado, se había mantenido la estética urbana y el centro tenía la fama de ser muy familiar. El centro de esquí era un centro relativamente bueno, aunque  estaba falto de inversiones. Nosotros pusimos fundamentalmente – ni más ni menos –mucha garra, mucho trabajo, mucha pasión, orden. Y después, dinero. La verdad que hacía falta invertir en infraestructura. Las fortalezas eran esas y las debilidades era la falta de inversión que producía fallas de servicios: la silla doble tardaba 18’ y había colas de 45’ para subir. Era una cosa inviable, y todavía la gente esquiaba. Y creo que en ese momento la gente tenía más ganas de esquiar. Hoy  les hacés perder 40’ y no va nadie. Esa silla la reemplazamos nosotros por una cuádruple desembregable a la que llamamos Rancho Grande.

AL / O sea que esa fue una de las primeras acciones que hicieron…
J.C.A.
/ Si, si. La primera fue cambiar esa silla lo que – en rigor de verdad – era como una obligación pendiente en el centro de esquí. Por eso nosotros pudimos adquirir la compañía a valores más razonables: pusimos una silla cuádruple desembragable 0 km, era la única en la Argentina, desembragable y nueva. Bariloche tenía la silla séxtuple desembragable usada. También era la más nueva en Latinoamérica, porque Valle Nevado, creo que también la había traido usada.

AL / Generalmente en sudamerica es todo usado, no es que hay equipos nuevos…
J.C.A
. / La segunda silla que trajimos, una silla cuádruple de pinza fija que inauguramos el año pasado en Pradera del Puma, se la compramos usada directamente a Poma refaccionada a nueva, con garantía por 15 años. Que al final, no sé si fue un buen negocio, porque pagaba aranceles de importación, mientras que las nuevas no pagaban.

AL / Y qué es lo que máEl Ministro Leandro Bertoya y Juan Cruz Adrogue.s disfrutas de estar al frente de Chapelco?
J.C.A. / Yo creo que esto es como una pasión, es como el sueño del pibe. La realidad que disfruto mucho, pero por otro lado me trae muchas responsabilidades. Los primeros años cuando quería ir a descansar, me iba a otro lugar. Porque yo siempre estaba mirando los defectos, y si bien disfrutaba mucho, el estrés era muy grande.

Pero lo que disfruto es hacer cosas y ver los resultados del esfuerzo. A mí me gusta más, quizás, mirar una pista que hicimos con nieve inducida que otra con 80 cm de nieve caída del cielo, que lo haya hecho Dios, porque valoro las cosas que logramos con esfuerzo, que es lo que más me gusta. Es una cosa doble, por un lado es muy lindo y por otro lado arruino los lugares de vacaciones porque termino haciendo un negocio.

AL / Y qué pensas de la industria de la nieve en la Argentina hoy?
J.C.A.
/ Yo creo que la industria de la nieve en los últimos años está congelada, congelada es ir para abajo definitamente. No sé cómo está en el mundo, pero aquí está congelada. Espero que en estos años, un poco con nuevos aires políticos, lo podamos volver a reactivar. Definitivamente es una industria que no está bien, en el mejor de los casos se ha mantenido. Creo que con esfuerzos, políticas y con inversiones, acercándonos un poco al mundo, se puede llegar a revertir. Es una industria para enamorados, no para quien busque un negocio.

AL / Para el hobby…
J.C.A. / Y sí. Definitivamente. Pero es más dificil, porque la competencia, el mundo está cada vez más cerca. La gente se va a Aspen, se va a Europa, con relativa facilidad, entonces es todavía más dificil aún.

AL / Igual es otro modelo de negocio, otro concepto del esquí. Pero sí, podes acceder a eso.
J.C.A.
/ Si. Por supuesto que igual la temporada y la contratación, eso ayuda. Pero es dificil en ese sentido.

AL / Como empresario, qué debe tener en cuentra un empresario de la nieve para hacer que su negocio sea exitoso?  O sea, que ventajas y que dificultades te presenta el mercado argentino que quizas afuera no las ves….que la temporada es corta, que no hay políticas de estado…
J.C.A.
/ Definitivamente la Argentina es un país muy particular, hay un aspecto que es climatológico. La temporada acá es mucho más corta que en la mayoría de las partes de Europa y EE.UU. y además no hay políticas de largo plazo. Tenés que comprar una silla de contado, no tenés financiación….es muy, muy,muy, muy dificil. Pero creo que con orden y siendo eficiente todo se puede. Yo entré al negocio con mucho miedo y la verdad es que la operación no pierde plata y con eso estamos contentos.

AL / Y cuando entraron, ustedes tenían un plan de inversiones para desarrollar, que incluia la montaña, y otros servicios y también el proyecto de la villa de montaña, el proyecto inmobiliario…
J.C.A.
/ Exactamente. Desde el principio fue un plan muy claro. Había un proyecto en el cual el modelo de negocios era tener un cerro medianamente competitivo y tenías que compensarlo con una parte de real estate, como en la mayoría de los lugares de EE.UU. En Europa es un operación distinta, muchas veces están subsidiados por las comunidades, que son las municipalidades.
Tardamos 10 años, pero ahora definitivamente, el modelo de negocios es que el real estate devuelva un poco la inversión y que a la vez lo potencie y lo mejore. Después de 10 años, nosotros ya tenemos el título de propiedad de 140 has arriba en la montaña y ya tenemos un master plan hecho por la gente de Vail, Mike Larson, un hombre muy conocido en la industria, que si Dios quiere, el año que viene vamos a ponerlo en marcha.

AL / Y en qué consiste ese desarrollo inmobiliario… qué van a hacer primero?
J.C.A.
/ Es un desarrollo – que como todo desarrollo - se da en etapas. Y tiene zonas de alta densidad, de media y de baja. Lo que es de alta densidad son algunos edificios  de tres pisos, son muy bajitos, pero de condominios. Hay un hotel en el proyecto y hay una zona de media densidad con alojamiento tipo cabañas. Eso es un modelo que se usa en muchos lugares y que se va a hacer en etapas. La superficie está en la mitad de la montaña, en 1600 mts. Nos estamos ocupando de encaminar un tema con la ley de bosques, que se está solucionando en los próximos días.

AL / Y tiene proyectado un área comercial…
J.C.A.
/ Si, tiene un área comercial más chica que lo planteado en un principio. El proyecto fue cambiando. Una cosa era el proyecto original que propuso la gente de Vail, después intervinieron algunos arquitectos argentinos y gente de Project Business y resolvimos que la parte residencial esté más separada y la parte comercial se oriente al turismo diario. Hay un área comercial, en principio. El fuerte es más real estate.

AL / Y que la gente baje al pueblo…
J.C.A.
/ Y que la gente baje al pueblo de San Martín de los Andes y disfrute de las cosas del pueblo. Que el que se quiera quedar va a tener las necesidades básicas cubiertas pero no va a haber un segundo pueblo arriba.

AL /  Ustedes en la empresa tienen varias unidades de negocios, por un ladola montaña, por otro lado el proyecto inmobiliario, y la agencia de viajes. Esto es lo que habían planeado desde el principio?
J.C.A.
/ Si. Definitivamente. Si bien faltan muchas cosas, ese era el diseño, y es lo que va en camino. Falta que el proyecto inmobiliario sea una realidad. Yo sigo el modelo que tiene Vail Resorts, que tiene un modelo parecido. Yo lo veo porque es una empresa pública, cotiza en bolsa y los balances son públicos. Y me hace gracia porque es exacamento lo que yo veo, tienen ingresos de los tickets, de los restaurants, no sé si de la escuela de esquí, y de lo que es real estate, tienen ingresos por venta de tierras y por administración de propiedades, un poco el conjunto de todo eso es lo que les permite tener un centro de esquí moderno. Junto con la agencia de viajes, también y una administración de esas propiedades, que eventualmente los propietarios puedan alquilar y les sea más llevadero tener una casa o un departamente para usarlo 10/15 días. Ese es un poco el modelo de negocios. Administrar y dar ese servicio y a la vez ese negocio, también, a los futuros propietarios.

AL / Y Vail también tiene una cadena de hoteles, de resorts, que compraron hace unos años…
J.C.A.
/ Yo lo que ví es que ellos tienen, además de la venta, ingresos en todo lo que es la adminitración de las propiedades, principalmente por alquileres, y eso es un negocio que se retroalimenta con la agencia de viajes, y además es un servicio que se les da a los propietarios que le dan más uso a su inversión.

 

AL / Y para vos cuál es el diferencial de Chapelco comprarándolo con otros centro de esquí de la Argentina, de Chile, de Sudamerica y del resto del mundo? O sea, lo volverías a elegir, volverías a invertir?
J.C.A.
/ Definitivamente sí. La verdad si me das 10 opciones, la realidad es que vuelvo. Eso no quiere decir que no mire otras cosas. Pero para mí esto es personal, es una mezcla de gustos personales por la historia que yo viví en San Martín de los Andes toda la vida. Creo que al pueblo de San Martín de los Andes, como se ha mantenido, con la zona de los lagos, sumándole lo que sería el proyecto de real estate en la mitad de la montaña, a 1600 mts de altura definitivamente yo creo que es la mejor opción. Lo único que le faltaba a Chapelco era un aeropuerto, una conectividad mayor, que ahora con los cambios en el aeropuerto, va a funcionar.

AL /Qué significa para vos este 10°aniversario?
J.C.A.
/ Es un hito. Uno no se va dando cuenta y el tiempo pasa y pasa y la verdad que para mí es muy importante. Es un poco el momento justo en el cual uno ya adquirió toda la experiencia, está un poquitito más tranquilo y si bien el proyecto inmobiliario recién ahora estamos por empezar a lograrlo, creo que es un momento para disfrutar y para dar un salto. Así que para mí realmente, es bastante emotivo, impresiona.

AL / Haciendo un balance de esta década de funcionamiento de Nieves del Chapelco. Qué encontrás de diferencia entre  esos comienzos y estos tiempos? Cómo lo ves posicionado a Chapelco? Qué fue lo más importante que le sumó esta concesión?
J.C.A.
/ Yo creo que hay muchisimas cosas. Yo soy un eterno disconforme, siempre quiero ir por más y dar mejores servicios, ir por mejores medios, por una montaña más grande. Pero la verdad que creo que en estos 10 años cambió absolutamente la infraestructura y cambió absolutamente en imagen, de la gente. Independientemente del premio que ganamos, al mejor centro de esquí de la Argentina 2015 (World Ski Awards), el juez más duro que hay somos nosotros mismos y creemos que realmente ha cambiado, la verdad, una barbaridad.
Y a qué se debe? Yo creo que se debe a mucha dedicación, a mucha inversión también, pero a mucha dedidación. No hay nada que con dedicación y cariño no se pueda hacer.

AL / O sea que sumaron más dedicación, más infraestructura, más organización, más operatividad, más inversiones….
J.C.A.
/ Definitivamente. Es feo decirlo, porque la verdad que a mi no me gusta, ya que yo soy bastante crítico, pero nosotros tenemos otros negocios, y la verdad que en los otros negocios, lejos no he mejorado ni remotamente lo que hemos mejorado en Chapelco, ni en volumen, ni en producción, ni en calidad de servicios. Tiene otros retornos, un retorno emotivo, emocional, que a uno le gusta, es todo más lindo, porque la industria es una industria linda. Yo siempre digo, mi mentalidad medio financiera dice que todo arbitra en la vida, que lo que no tenes de retorno económico, lo tenes de emocional.

AL / Qué soñas impulsar en Chapelco, poner en marcha en Chapelco, que todavía no lo hayas podido cumplir?
J.C.A.
/ Hay algunos sueños concretos, como es el proyecto real estate. Lo que nos falta, es la aldea de montaña, que uno pueda tener su casa, salir esquiando. Yo me imagino el proyecto como un pueblo de montaña. Es más el de sueño con como un pueblito, con una iglesia, con lindas casas  donde funcione todo bien. La montaña creo que tiene que crecer todavía más, tener mejores medios de elevación y un poquito más de tamaño. Tener un centro definitivamente como en Europa o EE.UU,  se puede y es lo que nos falta. Pero también creo que hemos cumplido mucho.

AL / Y cómo te imaginas Chapelco de acá a 10 años?
J.C.A.
/ Me imagino una montaña al 50 o al 100% de dominio esquiable más grande.
Con una aldea de montaña funcionando, un pueblito en la mitad de la montaña. En la cara sur que mantiene más la nieve, tenemos una superficie grande para desarrollar, así que me imagino todo ampliado por ese lado y con un pueblo de montaña ecológico, donde se genere la energía, y que haya una conciencia de respetar la naturaleza, que creo que se puede. Yo siempre digo, que no solo hay que conformarse con no dañar el medio ambiente, sino que tenemos que pensar que tenemos que mejorar lo que ya teníamos, que se puede.  Eso me imagino, una montaña al doble, un pueblo lindo, funcionando y que sea ecologico, sustentable…

AL / En cuanto a la Alianza que tienen con Aspen, qué valor agregado representa para Uds.?
J.C.A.
/ Definitivamente, si uno piensa en excelencia en centros de esquí, lo primero que se te viene a la cabeza es Aspen. Entonces, la verdad que, para nosotros tener una alianza con Aspen es como a lo máximo que uno puede aspirar. Quizas me gustaría que lo aprovechemos un poco más, de una manera o de otra. Pero definitivamente como nombre no hay nada que sea asimilable, en cuanto a eficiencia y calidad.

AL / En cuanto al premio…tuviste una buena impresión…te encontraste con gente de la industria…te pareció algo serio...
J.C.A.
/ La verdad es que me impresionó.  Había gente de toda la industria. O sea había 500 personas, los directores, los dueños, de los mejores centros de esquí del mundo. Había gente de Banff, Whistler, Courchevel. Era impresionante, fue muy lindo.

AL /Quienes son los clientes que esquían en Chapelco hoy?
J.C.A.
/ Historicamente había un cliente de un nivel socioeconomico alto, lo que llaman ABC1, del gran Buenos Aires, zona norte y gente del interior. Y cada vez creo que está habiendo más gente del interior. Es un cliente tirando a familias y en general de edades no tan bajas. Es un poco lo que siempre fue Chapelco. Quizas ahora hay un poquito de gente más local, creo que ahora se está recuperando un cliente un poquito más del segmento alto.
Y la familia, con abuelo incluido, es un clásico de Chapelco y es lo que apuntamos, es lo que nos  gusta, lo que vivimos toda la vida. Con mi familia siempre íbamos a Chapelco y éramos 3 hermanos de papá con 6/7 hijos cada uno, que hoy todavía siguen yendo,  y sigue yendo el abuelo con los hijos, con los nietos. Tenes 3 generaciones.

AL / Y en cuanto a la politica de inversiones, siempre está apuntada al desarrollo de actividades estivales, o sea cuando Uds. desarrollan la parte de real estate, Uds. van a apuntar un poco más al verano?
J.C.A
/ Si definitivamente. Es una necesidad para el mantenimiento del centro de esquí, pero más cuando vas a ser una aldea de montaña, porque la gente va a querer disfrutar todo el año sus casas. Y el lugar es lindisimo, tiene unas vistas maravillosas, lo más lindo del mundo, tiene mucha actividad de montaña; lo único que le falta es que al lago tenes que bajar pero el 80% de las cosas las tenes ahí. Tenes las vistas, las actividades de montaña, el bosque, la posibilidad de hacer trekking, cabalgatas o mountain bike por los senderos. En Whistler, por ejemplo, tenés el  Crankworx,  es un festival de mountain bike que se hace en agosto todos los años, y trae más actividad que en invierno. Y bueno, creo que hay que apuntarle un poquito a eso que es lo que se viene, por supuesto que es una actividad más complicada, pero teniendo la parte de real estate, tenemos una obligación de impulsar acciones de este tipo.

AL / Ya que estamos hablando de eventos, organizaron la copa del mundo en 2010 y 2011, te quedaste con ganas, están queriendo volver a organizar un evento de esta magnitud?
J.C.A
/ La verdad que yo me quedé con ganas. Fue un problema argentino, de tipo de cambio. En la Argentina el dólar se había vuelto muy barato y entonces no nos daban los presupuestos, porque para los equipos les era muy caro venir a esquiar a la Argentina. Es algo que nos gustaría mucho volver a hacer.

AL / Volviendo al tema de la nieve. Hablábamos un poco de fenómeno del calentamiento global, de la falta de nieve…¿crees que acá en Argentina va a empezar a pasar lo mismo que en el Hemisferio Norte, que el negocio de la nieve va a tener que empezar a pensar en una solución de nieve artificial, aunque no sea definitiva?
J.C.A
/ Definitivamente. Creo que si en algún momento eso era una duda, ahora es una certeza absoluta, por lo menos por los próximos años. Es una certeza que la nieve inducida es natural, no tiene ningún aditamento químico y que además se puede hacer. Para esquiar, es muchísimo mejor la nieve inducida bien hecha, que una nieve natural vieja y sopa. Nosotros estamos con un plan de ampliación de cañones de nieve. Hay centros de esquí en Europa, como Staad  que tienen más de cuatrocientos de cañones, definitivamente la tecnología está probada. Y es maravilloso, hay que hacerlo, sin dudar.

AL /Argentina sufre actualmente una fuerte inflación, 12% para el trimestre de 2016, así como un aumento sustancial del costo de vida que tiende a frenar el turismo ¿Son visibles los efectos de esta inflación en la clientela de Chapelco?
J.C.A
/ Creo que no, la verdad que creo que no. Por supuesto que eso complica todo. Nosotros somos un país especial, muy acostumbrado a eso y creo que ahora va a influir más positivamente el cambio de ánimo político. Y ahora, si la temporada es buena o mala en cuanto a nieve influye más que esas cuestiones puntuales…

AL /Acaban de lanzar Uds. una acción de marketing destinada a promover el centro de esquí¿qué países están contemplados en esta operación, por qué y que esperan de esta campaña?
J.C.A
/ Fuimos a Chile, Brasil, Uruguay y vamos a ir a Bolivia, Paraguay y Perú. Creemos que va a ayudar mucho la mejora en la conectividad del Aeropuerto Chapelco, que desde este invierno  cuenta con nuevo sistema de aproximación satelital que reduce a un 3%  las desviaciones o cancelaciones de vuelos por malas condiciones climáticas,  y permite completar las operaciones de mayor complejidad y precisión en el mundo sin la necesidad de sistemas de radio-ayuda terrestre.  Brasil es un mercado muy grande que este año va a estar complicado , pero no deja de ser un mercado muy grande que no tiene nieve, y que tenemos que potenciar. Y los otros mercados entiendo que han empezado a crecer e incentivamos las acciones.

AL / Y de hecho el brasilero que va a Bariloche no es el mismo que busca Chapelco…
J.C.A
/ Se podría buscar el brasilero que va a Aspen. Pero a ese brasilero tenés que brindarle un servicio impecable de logística. Ahora que la conectividad aérea va a ser un tema confiable lo veo más factible. Por eso yo creo que con el desarrollo del real estate y los aviones se va a poder apuntar a ese público brasilero. Nosotros somos un cerro chico y no queremos tampoco una cosa medio multitudinaria, pero hay segmentos que les vamos a tener que apuntar y les vamos a apuntar.

AL / Y hoy que te parece que diferencia el negocio de la nieve de otros negocios?
J.C.A / Definitivamente el negocio de la nieve en este país es muy complicado. Yo estaba conforme con no fundirme. No con no perder plata. El negocio no es un gran negocio, pero como dije, el retorno es más espiritual, más emotivo que económico. Pero si se juntan varios negocios y uno tiene todos los negocios globales puede ser que sea una cosa viable. Y el real estate es una parte muy importante, clave para que haya un retorno.

FOTOS © Chapelco

 

Twitter Facebook Google Plus Linkedin