POMA
TechnoAlpin

El mercado de la nieve - La industria del turismo en las barricadas

Miércoles 1 Abril 2015

La industria de la nieve, evoluciona a pasos agigantados, reestructurando el negocio, la forma de consumir y la metodología para conseguir ventas mediante plataformas online.

El mercado de la nieve. La industria del turismo en las  barricadasInternet, las redes sociales, la comercialización online y las plataformas e-commerce son algunos de los nuevos pilares que sustentan un negocio en plena evolución.
El cliente se ha convertido más que nunca en el protagonista del nuevo escenario, donde a pesar de los esfuerzos de los diferentes operadores, los clientes destacan por su infidelidad, priorizando el precio ofertado por encima de todo.
El posicionamiento en el mercado turístico de la nieve, mediante las Online Travel Agency (OTA), ha generado un vuelco radical en la comercialización. Aquellos sabios del turismo que auguraban la desaparición de la figura que realizaba labores de intermediación, probablemente no acertaron con el pronóstico.
Las OTA encabezan desde 2013 el crecimiento del sector online en Europa, según el informe publicado por PhocusWright. La facturación de las agencias online creció un 13% en 2012, mientras que las webs de los proveedores creció tan solo un 8% en el mismo periodo.
La pasividad de algunos grupos hoteleros, produjo que grandes empresas tecnológicas, con grandes recursos para desarrollar plataformas online y acciones de marketing bien orientadas, ganaran un posicionamiento relevante en motores de búsqueda, asegurándose notoriedad, posicionamiento y volumen de ventas. Grandes grupos, como Priceline (empresa matriz de Booking), Expedia, Kayak o HRS, cerraron contratos con innumerables hoteles que limitaban su libertad para cambiar precios. La paridad de precios, impuesta por algunos distribuidores digitales, han hecho que la comercialización indirecta haya aumentado a la vez que impide que el mercado directo (BtoC) no pueda desarrollarse.
La escena era ya compleja para los profesionales del turismo de nieve, con bastantes actores entrando en disputa: Agencias minoristas, mayoristas, Agencias online (OTA) y producto final. La batalla se recrudeció cuando Google, el gran motor de búsqueda a nivel global, se presenta en el panorama turístico con objeto de abarcar un mercado que hasta el momento miraba de soslayo. Productos específicos para el sector turístico como Google Hotel Finder y Google Flight Search quizás se aprovechan de su posición dominante, desviando tráfico a sus propios servicios especializados, en búsquedas referentes a viajes, mapas o comparación de precios.
Interesante caso, que se lidia en los tribunales de justicia europeos.

El mercado de la nieve. La industria del turismo en las  barricadas
Las GDS (Global Distribution System), empresas con una base tecnológica potente con los cuales disponibilizan en tiempo real las tarifas de las compañías aéreas y las agencias que venden los billetes al consumidor final han sido tocadas, en su modelo nativo de negocio aportando tecnología a las agencias de “pie de calle”, las cuales de jactaban de su uso e inversión tecnológica. Para desgracia de todas las partes, en las GDS, como Amadeus y Sabre, ha tenido que adaptarse al mercado online ya que las propias compañías aéreas han desarrollado sus sistemas de reserva online encontrando nueva competencia dentro de sus propios asociados.
Aquellos operadores que comercializaban directamente y exclusivamente desde su web, se posicionaban como vencedores en esta guerra de comercialización intermediada, difundiendo que su posición era ventajosa en cuanto a costes, ya que se evitan comisiones de terceras partes así como tener que gestionar un call center. Insistimos en hablar en pasado, dado que actualmente aun está por demostrar que las inversiones en desarrollos tecnológicos, SEO, SEM y las acciones de marketing online produzcan un retorno de inversión interesante.
Esperamos que después de tan cruenta guerra, venga la calma para todos los organismos que trabajan de forma directa o indirecta, en el turismo de nieve.

Por Rafael Díaz Muñoz
Fotos © DR

 

Twitter Facebook Google Plus Linkedin