Poma

Centros de Ocio: el esquí como bandera

Miércoles 23 Noviembre 2016

Esquiar en las montañas no tiene igual.
La sensación de deslizamiento sobre nieve y entornos naturales es el origen de la gran industria del esquí y de su exponencial crecimiento. Una pasión que ha propiciado el desarrollo de soluciones para evadir la temporalidad de la disciplina deportiva y siendo las estaciones de esquí cubiertas, la aparente mejor solución. El modelo de negocio de las estaciones de esquí, basado en integrar las pistas de esquí, el desarrollo residencial y los servicios fue exportado al ámbito de los centros comerciales. Orientado como una oferta de ocio más, el esquí indoor se posicionaba de forma natural como un reclamo natural del centro comercial, destacando como un destino de esparcimiento y diversión único.

© DR

El concepto de pista de esquí Indoor nació en el año 1987 en Oceanía, con la pista Snowdome de Adelaide, en el sur de Australia.  Desde entonces, la proliferación de instalaciones de esquí indoor por todo el planeta no cesa. Los países que disponen de más centros de esquí indoor son China, Alemania, Japón, Holanda y Reino Unido destacando la instalación holandesa Snowworld Landgraaf como la superficie de esquí indoor más extensa del mundo y la estación francesa indoor Snow Hall de Amneville, como la más larga. Todo un alarde de innovación e ingeniería que atrae a aficionados y curiosos a las 43 estaciones de esquí cubiertas que existen distribuidas por el mundo. Esta cifra pronto estará fuera de actualidad, dada la gran proliferación de proyectos de esquí indoor que como veremos, se están desarrollando en todo el mundo.

La pareja del éxito: Esquí y ocio
La proliferación de las pistas de esquí cubiertas fue simultáneo al de los centros comerciales, siendo las connotaciones comerciales y económicas las principales razones de un estrecho vínculo que auna comercio, lujo y esquí en un solo paquete, interesante a comercializar. Los grandes centros comerciales han aprovechado el alto perfil socioeconómico de los esquiadores, para intentar atraerlos a sus grandes superficies que superan los 150.000 m2, así como ofrecer una alternativa única de ocio a los miles de transeuntes que pueden descubrir el deporte blanco sin necesidad de disponer de material ni de realizar grandes desplazamientos por puertos de montaña. Si hablamos de lujo en pistas de esquí cubiertas, quizás la primera que viene a la cabeza es la pista de esquí Indoor de Dubaï, en Dubai Emirates Mall. Una enorme instalación inaugurada en 2005 que cuenta con 400 metros de largo y acumula una producción de nieve de 6.000 toneladas al año distribuidas en 5 pistas de esquí con diferentes pendientes. Un buen ejemplo de cómo parece no haber límites en la localización de estas instalaciones productoras de frío dado que hasta en el desierto, donde la temperatura exterior puede alcanzar los 50 grados, están siendo instaladas.
Fue construida con la idea de proponer una actividad de ocio a todos los exclusivos visitantes de la ciudad y los residentes expatriados que echaban de menos el frío del invierno y actividades de ocio diferentes. Construido en el corazón de un centro comercial, ofrece la posibilidad de esquiar, relajarse tomando un chocolate caliente en el restaurante situado en las pistas, o compartir un momento mágico con los pingüinos que pasean por un sector de la gélida instalación.
El gran número de practicantes del deporte blanco, llevó a la ciudad de Manchester en noviembre de 2007 a construir Chill Factore, una imponente estructura ideal para la práctica de deportes de invierno, proponiendo una instalación de 180 metros de largo y 100 de ancho en la que no solamente podemos descender con esquís o snowboard, sino que se ofrece una amplia gama de servicios orientados a todas las edades como el sphering, trineo, airboard y snowscooting.

© DR  

Volviendo a la Unión Europea, Madrid propone la única pista de esquí Indoor en España. Situada en el Centro Comercial y de Ocio Madrid Xanadú, ofrece a sus visitantes 18.000 m2 dedicados al mundo de la nieve a tan solo 15 minutos de la capital, los 365 días del año. El Madrid SnowZone es una fábrica de esquiadores gestionada de forma eficaz.© DR
La temporada estival 2016 ha vivido un aumento del 17% en sus ingresos respecto a lo registrados en el verano de 2015. Esta cifra supone que la pista madrileña ha recibido más de 45.000 personas durante los meses de junio, julio y agosto en su instalación.   
Javier Villar, director general de Madrid SnowZone, explica que “estos datos muestran que cada vez hay un mayor número de aficionados que no quiere renunciar a dejar de practicar su deporte favorito durante el verano. Estas cifras muestran que hay ganas de nieve y deseamos que se traduzca en una buena temporada de invierno para todos”.

De esta manera, Madrid SnowZone cierra una nueva temporada con resultados positivos tras haber también logrado un aumento del 38,76% en su afluencia de público durante el pasado invierno, lo que se tradujo para la empresa gestora de la pista, Ocio y Nieve, en términos económicos en un aumento de sus ingresos durante la campaña invernal de un 22,82%.
Su director explicaba que “estas cifras seguramente se deben a la mejora de la situación económica general del país; pero también por nuestra apuesta por transcender de la práctica del esquí y del snowboard, cuya promoción sigue siendo nuestra razón de ser, para ir más allá y convertirnos en un parque de nieve en el que poder practicar otras muchas actividades de ocio para todas las edades”.

Madrid SnowZone está destinado a quienes quieren iniciarse en el deporte de la nieve, así como a esquiadores y snowboarders experimentados que desean disfrutar de su deporte favorito. Para ello, posee una pista principal con una longitud de 250 metros, 55 metros de ancho y un desnivel de más del 25%, y otra pista de menor pendiente de 100m de largo y 40m de ancho, ideal para iniciarse en la práctica del esquí. Una de las claves del éxito, parece proceder de la diversificación de servicios y actividades posibles dentro de la instalación. La ampliación de oferta ha permitido a Madrid Snowzone consolidar su posicionamiento dentro de las principales propuestas de ocio que aporta la capital, atrayendo a locales como a turistas en una pista de nieve donde podemos disfrutar del esquí tradicional, como de una tirolina gigante o descender por una pista peraltada con un neumático. Diversión asegurada y observada por los visitantes del centro comercial desde unas amplias vitrinas que permiten generar la necesidad de descubrir el deporte blanco sin que suponga un esfuerzo mayor.

Las pistas de esquí Indoor son principalmente frecuentadas por niños de todas las edades que quieren experimentar el esquí antes de viajar a la montaña con su familia. Experiencias previas y controladas, que ayudan a los jóvenes a interiorizar sensaciones y experiencias en un entorno artificial con riesgos muy limitados antes de exponerse al entorno natural donde las condiciones climatológicas pueden ser más rudas. Una manera aseptizada de poder probar este deporte sin tener que sufrir las condiciones a veces difíciles de la montaña : frío, accesos, viento, etc.© DR
Una de las cunas del esquí, es sin duda el país galo. Francia posee tan solo una pista de esquí indoor en el norte de su territorio europeo, pero es una de las más largas del mundo. Su público es muy variado, pero realizan especiales esfuerzos para atraer al público joven. “Lo cierto es que recibimos a muchos grupos de niños y jóvenes porque contamos con ofertas atractivas reservadas para ellos. En 2015, vinieron 320 grupos, de los cuales 150 eran grupos escolares. Nuestra gran ventaja es que ofrecemos actividades que les gusta tanto a los pequeños como a los más mayores”, nos cuenta Jean-Marc Vaccaro, Director de la pista de esquí del Snowhall en Amneville (France).  A lo largo del año 2015, hemos recibido a 111.118 esquiadores, una media de 9.260 esquiadores al mes. Durante el mes de diciembre, hemos acogido 1.340 más que en el mes de noviembre de este mismo año. Durante las vacaciones de febrero de 2016, hemos acogido 1.514 esquiadores más que durante las vacaciones de febrero del año pasado.

Más allá del Ocio: la pista de esquí Indoor como modelo de negocio en los centros comerciales.  Japón, Corea y Dubai han sido los tres primeros países asiáticos que han establecido pistas indoor en los centros comerciales.  
Este concepto se ha exportado a China, donde el esquí, al igual que en el resto del mundo, es una actividad deportiva temporal y limitada pero que trabaja para posicionarse como el primer destino de esquí Indoor de Asia. Debido a la situación climática y geográfica del país, la mayoría de los chinos que viven en el sur del territorio nunca han visto la nieve y por tanto, no han tenido la oportunidad de probar los deportes de invierno.
Crear las condiciones necesarias de forma artificial se ha convertido en una idea muy atractiva e interesante para una sociedad asiática en pleno desarrollo, donde su constante inquietud por las nuevas modalidades de ocio hacen furor, posicionando a China como una de las potencias mundiales emisoras de clientes.
En China existen hoy en día, 9 estaciones de esquí Indoor. La mayoría se encuentran en la zona norte de China. Durante el año 2016, está previsto crear 3 nuevas pistas de esquí indoor y la estación de Yin Qi Xing de Shanghai se está reformando con previsión de apertura en 2017, para convertirse en la estación de esquí Indoor más grande de China.© DR
Debido al aumento de las compras por internet, los comerciantes se han visto forzados a ofrecer nuevos servicios que animen al publico a realizar compras en sus tiendas físicas. En los últimos años, las ventas en los centros comerciales en China han disminuido notablemente y no cesan de buscar nuevos focos de atención para incentivar las ventas.
Por todo ello, establecer pistas de esquí indoor en los centros comerciales chinos se ha convertido en una estrategia de marketing que conlleva beneficios económicos importantes. Según Li Fuyi, director de Dalian Business School. “Los consumidores tienen curiosidad por probar nuevas opciones. Por esta razón, las pistas de esquí indoor traen consigo el éxito.”

Las pistas de esquí cubiertas: Imán de profesionales
El uso profesional de estas instalaciones está en auge, dado que ofrecen la posibilidad a los Clubes de entrenar en cualquier fecha del año sin preocuparse de las condiciones de nieve ni del tiempo. “Acogemos a muchos equipos de esquí, especialmente en temporada baja, época en la que los esquiadores quieren continuar con sus entrenamientos pero la escasez de nieve en las montañas se lo impide. Proponemos también una privatización de los espacios, reservándolos durante horarios específicos (en general para entrenamientos e slalom)” precisa Jean-Marc Vaccaro, el gerente de la pista de esquí del Snowhall de Amneville en Francia.
La pista francesa se ha hecho fuerte en la atención de los Clubes de esquí, proponiendo packs especiales con entrenamientos y alojamiento incluido. El precio de 1 a 9 esquiadores ronda los 120 € para un tramo de pista reservado durante 2 horas. Para más de 10 esquiadores, el precio es de 14 € por esquiador durante 2 horas. “Existen fórmulas con pensión
completa y alojamiento, acceso a la pista de esquí, restauración, acceso a la sala de deporte, pasatiempos y relajación por 90 € por día y por persona. Esas formulas nos han permitido el año 2015, acoger a 7.101 esquiadores de 50 equipos diferentes, desde el mes de mayo hasta el mes de noviembre”.  Un auténtico éxito en relación a otras instalaciones artificiales de nieve que año tras año aportan pérdidas por una explotación poco eficaz.

“El volumen de actividad ha subido un +67% en comparación con la temporada pasada2 indica Jean-Marc VACCARO, Director de la instalación del Snowhall. Hemos acogido a unos 75 clubes desde el 1 de enero y notamos sobre todo que muchos de ellos vuelven varias veces durante el año. La tasa de retorno de los clubes en una misma temporada rondo los 25-30%, gracias sobre todo a las mejoras que hemos realizado en la calidad de la nieve y el mantenimiento de la pista”.

© DR

Funcionamiento y estructura de las estaciones de esquí cubiertas
El Snowhall de Amneville en Francia cuenta con 4 pistas con características diferentes. Hay una pista de 620 m de largo y 35 m de ancho (de nivel azul y rojo según la zona). Su desnivel es de 90 m y el espesor de 60 cm. Existe también un snowpark, que permite a los aficionados del freestyle probar una variedad de módulos y progresar durante todo el año. Una pista verde de 110 m de largo se dedica a los principiantes. Los más pequeños desde 3 hasta 10 años tienen una pista de trineo, reservada exclusivamente para este fin. La pista más original es la de tubbing, pues ofrece a los visitantes aprovechar un descenso en un trineo hinchable, en toda seguridad.
De manera general, la temperatura en las pistas de esquí Indoor es de -2°, cifra ideal para una nieve de calidad.
Para mantener esta temperatura, el Snowhall de Amneville utiliza un sistema de enfriamiento aislado, debajo del edificio : se encuentra una distribución de frío, como si de una cámara frigorífica se tratase. Utilizan 20 cañones de nieve de alta presión para recubrir la totalidad de las pistas que después es extendida y compactada por los profesionales de la instalación. La gran dependencia que tienen las pistas de esquí indoor de la electricidad, provoca que las instalaciones eléctricas deban contar con sistemas alternos que consiguen reducir consumos, disminuir incidencias y substituir en caso de emergencia los sistemas de alimentación principales.
“Tenemos suerte de que en nuestra región no suele haber muchos problemas de electricidad. A nivel de la distribución del frío, tenemos dos máquinas que funcionan en alternancia. Hay siempre una en marcha para asegurar una temperatura ideal constante, pudiendo subsanar cualquier error en el sistema principal utilizando el generador secundario”.

© DR

Para que pueda funcionar una instalación como el Snowhall de Amneville, los recursos humanos no deben faltar. Más de 20 personas trabajan para lograr un buen funcionamiento de la pista artificial francesa. La especialidad de cada puesto y los conocimientos técnicos de cada empleado son críticos para la gestión eficiente de la instalación. Entre ellas, el director de Snowhall Amneville nos  enumeraba algunos de los recursos humanos que disponen en su centro de esquí :
– Los técnicos de pista : administran las remontes mecánicos, se ocupan de asegurar un buen funcionamiento de la pista y los materiales. Compactan la nieve, aseguran una distribución homogénea y preparan la pista todos los días.    
– Personal de recepción, encargadas de la venta de los forfaits y de ayudar a los clientes. Son también las personas encargadas de acoger a los equipos durante los entrenamientos, asegurando que su estancia en la instalación sea placentera.
– Responsables de alquiler de material, donde preparan y cuidan el material todo el año. La temperatura y naturaleza artificial de la nieve producida, requiere el uso de tratados especiales para el material que está en contacto con la nieve de cultivo, siendo ideal disponer de un Skiman que marque las pautas de actuación con el material para su correcto mantenimiento y conservación.     
– La gestión administrativa y comercial, así como la vinculada a eventos y comunicación es uno de los capitales humanos de la instalación. La falta de dinamismo, inquietud o capacidad en los recursos humanos de estas secciones pueden dejar en dique seco el porvenir de la pista de nieve sin olvidar, por supuesto, la dirección.
– Encargados de restauración : responsables del buen funcionamiento de los dos restaurantes : pizzería y restaurante tradicional de montaña (con recetas típicas de regiones alpinas) y el bar. Tenemos igualmente una asociación que organiza las actividades para las personas de movilidad reducida; es un tema que nos preocupa y ponemos todo nuestro esfuerzo para lograr que la pista sea la más accesible para todos. Finalmente otro pilar fundamental de las estaciones de esquí cubiertas y naturales son los profesores de esquí. Los docentes aseguran los cursos de esquí y de snowboard en el Snowhall contando con profesionales de diferentes colectividades: ESF (Escuela de Esquí Francesa), FFS (Federación Francesa de Esquí) y monitores del Esquí Pro Internacional.

Harbin (China), la mayor pista de esquí Indoor del mundo
Superando la pista de esquí Indoor Ski Dubai, en Harbin están construyendo la mayor pista de esquí Indoor del mundo, que abrirá sus puertas en 2017. Con un coste estimado de 3,3 millones de dólares, ofrecerá seis pistas de diferentes niveles, con un desnivel máximo de 100 metros. Diseñada por la famosa empresa americana Acer Snowmec,  la estación ocupa una superficie de 80 mil metros cuadrados, que podrá albergar hasta 3000-3500 personas a la vez, equivalente a 9 pistas de fútbol.  Además, contará con un snowpark de 8 mil metros cuadrados que provocará el entusiasmo de todos los apasionados por el freestyle.    

Para hacernos una idea de la magnitud de la instalación, la comparamos con la única estación de esquí indoor que hay en España y será casi 5 veces más grande que la estación de esquí artificial de Madrid situada en el centro comercial Xanadú.

La dificultad de sus pistas, en relación directa con los grados de inclinación de la pista, también atraerá a esquiadores más experimentados pudiendo disfrutar de bajadas donde la técnica y una buena condición física serán necesarias para poder bajar los tramos de dificultad elevada.
El día 16 de mayo de este año, la estación de esquí indoor Wandanmao de Harbin ganó el premio “excelente ingeniería de construcción de aceros” por su complejidad y creatividad del diseño. Simplemente espectacular el gigante que están construyendo los asiáticos.
Se usaron unas 4,300 toneladas de acero para la construcción de la nueva estación de esquí Indoor, que supera el reputado Estadio Nacional de Pekín (conocido como el Nido del Pájaro), y con esos datos, se ha establecido un nuevo récord mundial ya que nunca se había utilizado tanto material en realizar una estructura de ocio de semejantes dimensiones.

Harbin, capital de la provincia Heilongjiang de China, es una de las capitales culturales dedicadas al hielo y a la nieve en el mundo. La ciudad está situada en el noreste de China, bajo la influencia del duro invierno siberiano y la temperatura media en invierno es de -16,8ºC y de 21,2°C en verano, pero pueden llegar a temperaturas extremas invernales de hasta -40 °C. Estas diferencias drásticas de temperatura exterior han sido todo un reto para los ingenieros que han concebido la instalación, procurando un sistema generador de frío dinámico que permite utilizar el frío exterior e forma mesurada desde una cabina de control.    

Aunque Harbin es prácticamente desconocida en Occidente, cuenta con unos 10 millones de habitantes y es un destino turístico muy popular, al ser considerada la cuna de los deportes de invierno en China, dado que allí se encuentran las pioneras, las primeras estaciones de esquí en Asia.
Harbin es mundialmente conocida por su Festival Internacional de Esculturas de Hielo y Nieve, donde acuden a la ciudad miles de turistas cada año para disfrutar del magnífico invierno de Harbin.
Gracias al nuevo proyecto de estación de esquí cubierta, se espera que la ciudad de Harbin reciba 20 millones de visitantes al año y cree más de 10.000 puestos de trabajo. El proyecto está promovido y desarrollado por Wanda Group, el mayor grupo inmobiliario chino y que actualmente explota varias estaciones de esquí en el país.

© DR

El talón de Aquiles de las estaciones de esquí cubiertas:
El gasto energético
La temperatura ideal para el mantenimiento de la nieve se sitúa alrededor de 2 a 6 grados bajo cero, con instalaciones de nieve de cultivo y redes de cañones cada vez más eficientes que aportan una gran potencia de producción y consumos de energía reducidos.
Los detractores de las pistas de esquí indoor critican principalmente los gastos energéticos de estas instalaciones. Depende mucho del sistema de aislamiento y de la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior. La pista de esquí del Snowhall en Amneville, indica que el gasto energético de la pista equivale a un trayecto Paris-Nancy en Tren de Alta Velocidad para una persona, o sea unos 30 KW / esquiador.

Operadores de estaciones de esquí cubiertas como SnowWorld, que
gestiona actualmente dos grandes instalaciones de esquí artificiales en los Países Bajos, cuentan con credenciales medioambientales gracias a los bajos consumos de energía que se producen en sus centros. Se reduce el consumo global del centro comercial, reutilizando la fuente térmica excedente mediante la recuperación de calor de los equipos de producción de nieve desviando esta energía hacia los sistemas de calefacción de la zona de restauración y hotelería próxima. Con objeto de que el origen de las energías utilizadas para enfriar los gigantes frigoríficos sea respetuoso con el medio ambiente, SnowWorld consume electricidad que proviene de centrales eólicas disminuyendo el impacto medioambiental.

Por otro lado, el operador holandés de centros de deportes de invierno cubiertos, Van der Valk Group, ha utilizado un ingenioso sistema que le permite producir energía solar a la vez que limita la potencia necesaria para hacer funcionar el sistema de refrigeración en las instalaciones sitas en Alemania (Alpincenter Hamburg-Wittenburg. El sistema es tan básico como eficaz, dado que los paneles solares están instalados en la parte superior de la azotea aportando una sombra homogénea que permite autogestionar energéticamente la pista de nieve gracias a la producción de 3,6 MW. La sombra que produce la instalación fotovoltaica reduce en un 50% la carga tecnológica de refrigeración consiguiendo ser independientes del suministro energético público.

© DR

La eficiencia energética continúa siendo el talón de aquiles de estas gigantes instalaciones que “a priori” no son respetuosas con el medio ambiente. Sin embargo, los detractores cada vez lo tienen más complejo para defender sus argumentos. El Banco Mundial predice que la eliminación de basura mundial se triplicará las próximas décadas, llegando a 4 millones de toneladas al año en 2100. La necesidad de cambiar los métodos de actuación con los deshechos del ser humano, ha encontrado una solución aplicable a las estaciones de esquí cubiertas, entre otras. A pesar de que una incineradora no es el primer sitio que podemos catalogar como “ideal” para invertir nuestro tiempo de ocio, lo cierto es que varios países están empleando el residuo térmico que producen para reconvertirlo en energía reutilizable que puede nutrir instalaciones necesitadas de un alto flujo enérgético. En Copenhagen se planifica reinventar una incineradora que quema 400.000 toneladas de basura anualmente en Dinamarca. Se aprovechará la altura de la estructura y la energía producida, para construir una pista de esquí en la “montaña más alta de  la ciudad”, mediante una inversión de 670 millones de dólares. Magníficos proyectos donde interactúa el respeto al medioambiente mediante la explotación de energías renovables o la utilización de deshechos como fuente de energía para ofrecer a las poblaciones servicios de ocio eco-responsables.

Parece que las próximas décadas nos deparan gratas sorpresas a los apasionados del deporte blanco, permitiendo acceder a una gran parte de la población mundial a instalaciones próximas a los nucleos urbanos donde encontraremos una amplia oferta de deportes de invierno sin necesidad de subir  a las montañas. Aunque el ser humano se siente realizado en entornos naturales y las montañas seguirán siendo el destino turístico por antonomasia durante el periodo invernal, la posibilidad de poder practicar deportes de invierno en múltiples lugares del mundo independientemente del clima, no cesa de sorprendernos.

Por Rafael Díaz Muñoz
FOTOS © DR

 

Twitter Facebook Google Plus Linkedin